En medio del confinamiento de muchas familias chilenas, debido al COVID-19, y con la internet como el mejor aliado para el teletrabajo, el ocio, la enseñanza y la salud, los riesgos a ciberataques han aumentado exponencialmente y en niveles pocas veces vistos.

Nunca en la historia de Chile y el mundo se habían concentrado tantas actividades digitales en los hogares y en conexiones privadas, las que suelen ser las más vulnerables a este tipo de ataques. A ello, se suma que muchas empresas hayan trasladado su operativa diaria a las casas de sus trabajadores, lo que ha generado una oportunidad para que estos ataques se propaguen.

Hoy la mayoría de los ataques relacionados con el Coronavirus están explotando el miedo de las personas en torno al brote, en su mayoría impulsado por la desinformación y fake news. No es de extrañar que, los ciberdelincuentes quieran aprovecharse de eso y, por lo tanto, sumarse a la lucrativa iniciativa que supone la creación de contenido en busca del clickbait para la distribución de malware a través de aplicaciones en Google Play, enlaces maliciosos, archivos adjuntos, entre otros.

A continuación, algunos de los ataques más comunes:

  • Malware para dispositivos móviles

La empresa Check Point Research descubrió, al menos, 16 aplicaciones relacionadas con el Coronavirus que afirmaban ofrecer información acerca del brote, pero en su lugar camuflaban malware, como por ejemplo el troyano bancario Cerberus o el adware Hiddad. 

  • Phishing por correo electrónico

En un informe publicado por Group-IB afirman haber detectado que la mayoría de los correos electrónicos relacionados con el virus contenían malware. Para concretar más, llegaron con AgentTesla (45%), NetWire (30%) y LokiBot (8%), incrustado como archivos adjuntos, lo que permite al atacante robar datos personales y financieros. Además, los correos se hacen pasar por avisos de la OMS o Unicef.

  • Descuentos MaaS

Los investigadores de Group-IB también descubrieron en diversos foros dedicados a la distribución de malware que los ciberdelincuentes ofrecían descuentos y códigos promocionales en DDoS, spam y otros servicios. De esta forma, los desarrolladores de malware han conseguido maximizar sus ingresos.

 

  • Phishing SMS

La Agencia de Seguridad de Ciberseguridad e Infraestructura de los Estados Unidos (CISA) y el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) del Reino Unido, también emitieron un aviso sobre mensajes SMS falsos con remitente UKGOV o COVID y que contienen enlaces a sitios web clonados.

 

  • Estafas en productos desinfectantes y mascarillas

Aprovechando la demanda de productos desinfectantes y mascarillas, muchos inescrupulosos han realizado ataques cibernéticos. En Singapur por ejemplo un hombre fue arrestado tras blanquear dinero haciéndose pasar por una compañía legítima que anunciaba la entrega de mascarillas y desinfectante para manos. Del mismo modo, hace algunas semanas Interpol decomisó más de 34.000 mascarillas falsas y millones de fármacos, además de cerrar unas 2.500 páginas web en las que se vendía material de este tipo.

  • Software Malicioso

A medida que ha aumentado el teletrabajo, las aplicaciones como Zoom y Microsoft Teams se vuelven cruciales. Es por esto, que los ciberdelincuentes están enviando correos electrónicos de phishing en los que incluyen archivos maliciosos con nombres como «zoom-us-zoom _ ##########. exe» y «microsoft-teams_V # mu # D _ ##########. exe», en un intento por engañar a los trabajadores para que descarguen malware en sus dispositivos.

  • Ransomware

Por último, nos encontramos con el ransomware, un tipo de malware capaz de paralizar por completo infraestructuras empresariales llevando a cabo el cifrado de los archivos de los dispositivos infectados y que los ciberdelincuentes están intentando colar en hospitales y otras instituciones que se encuentran en la primera línea de la lucha contra el COVID-19.

Como hemos visto son muchas las vías de ataque que están abiertas en la actualidad y con las que los atacantes pretenden maximizar sus ingresos. Está claro que donde unos ven una futura crisis global otros ven oportunidades de negocio.

El Instituto Profesional CIISA, mediante su área de Redes y Seguridad, recomienda evitar hacer click en los enlaces que nos llegan a través de correos electrónicos no solicitados, no abrir documentos adjuntos sospechosos o que hayamos recibido de remitentes que no conocemos. No hacer públicos los horarios de nuestras reuniones y asegurarnos de que las videoconferencias estén bien protegidas para evitar el secuestro de estas.